martes, 7 de octubre de 2008

Trabajo decente, decencia en el trabajo



Jornada mundial de acción por el trabajo decente. Según Juan Sonmavia, Director General de la Organización Internacional del Trabajo "El objetivo primordial de la OIT es promover oportunidades para que las mujeres y los hombres consigan un trabajo decente y productivo en condiciones de libertad, igualdad, seguridad y dignidad humana"

Creo que son muy importantes las iniciativas por un trabajo decente, por el que se reciba un salario justo, haya una cobertura social adecuada, exista seguridad a la hora de realizarlo y también que esté regulado el tiempo de trabajo.

Este año los sindicatos europeos han convocado concentraciones para parar la directiva europea de las 65 horas semanales. El pasado mes de junio los ministros de Trabajo de los 27 países de la Unión Europea acordaban ampliar la semana laboral hasta un máximo de 65 horas, muy por encima de las 48 actuales, consagradas por la Organización Internacional del Trabajo hace 91 años. La norma europea contempla también el polémico 'opting out', el acuerdo entre trabajador y empresario para pactar "libremente" el tiempo de trabajo. ¿El hecho de que sea pactado dignifica el trabajo?

Por otra parte el juego de palabras viene servido: Decencia en el trabajo. ¿Actuamos decentemente cuando trabajamos? ¿Aplicamos nuestros principios morales al trabajo o los "vendemos" casi literalmente por comisiones, por ser los mejores, por trepar...? ¿Nos obligan las empresas a ir en contra de esos principios?

Yo siempre digo que estamos en la moda de la responsabilidad corporativa, si entramos en la Web de muchas empresas vemos que tienen un apartado sobre ello en el que explican su compromiso social, su empeño en mejorar el mundo, su cuidado con el medio ambiente bla, bla, bla

¿Cuántos sabemos que nuestra empresa lo tiene? ¿Se dedica alguien dentro de la empresa a divulgar esos presupuestos de responsabilidad corporativa bajo los cuales todos tenemos que trabajar, o simplemente es un lavado de cara, una forma de seguir la moda, un método para venderse ante los nuevos clientes concienciados con estas cosas?


9 comentarios:

Laura dijo...

"Predíqueme Padre que por un oído me entra y por el otro me sale"...
Eso es lo que ocurre en las empresas: una cosa es lo que se quiere mostrar al exterior, otra, "las habas que se cuecen" en el interior.

La Menda. dijo...

No puedo apenas opinar al respecto, porque aún no he hecho incursión alguna ( a excepción de algún pequeño trabajo veraniego) en el mundo laboral, pero dudo, querida amiga, que en las empresas dediquen una parte del presupuesto para la divulgación de tales responsabilidades.Lo dudo.Y los papeles son como tumbas abiertas, esperando cadaveres que las llenen.Uhhhhhh, menuda comparación.Me refiero a que el papel aguanta toneladas de tinta.

Sensai dijo...

Lo de las 65 horas semanales me horrorizó y me sigue poniendo el vello de punta. Es, no un paso atrás, sino 20 años! Y me escandaliza que nadie salga a la calle a montar una buena ante semejante propuesta.

Besos decentes :p

Laura dijo...

Yo tengo la suerte de tener trabajo...hoy en día es algo muy importante, se supone que decente, al menos eso es lo que predicamos de puertas afuera...dentro hay puñaladas por la espalda, trepas sin escrúpulos, favores, amiguismo, mobbin...es asqueroso...y el que quiere ser decente se le trata como a un bicho raro, se le hace el cerco. Yo lo he sufrido en mis carnes con contratos en precario, traslados sin sentido, horarios infames...al final conseguí mi plaza fija...todo sigue igual, pero los años y la dureza (a veces creo que soy más fuerte de lo que creía) han conseguido que se me forme una costra de aceite por la que me resbala todo...lo triste, y de eso se valen, que me encanta mi profesión, que no mi trabajo...y sigo soñando con que algún dia cambiarán las cosas...

Anna dijo...

Es defintiva y absolutamente un lavado de cara, porque lo politicamente correcto queda bien y dice bonito, pero, todos sabemos que en realidad nos es así. Y como tu bien has dicho la moral tiene un precio cuando se trata de trepar... por eso no asciende el mas trabajador, sino el que mejor sabe jugar sus cartas... bicos!

yoyoyo dijo...

Laura, la suerte es lo de tener un trabajo. Si encima nos gusta...es la pera. Pero claro, lo de los trepas... yo es que no los aguanto. Besos

yoyoyo dijo...

Efectivy Menda, el papel lo aguanta todo. Ya te prepararemos entre todos para tu entrada triunfal en el mundo de los currantes. Beso

yoyoyo dijo...

Sensai, ¡pero si es peor que la esclavitud! Yo es que echo cuentas, y no me salen por ningún lado. Como no nos pongan nichos de esos japoneses para dormir... entre el transporte y tanta hora de currelo... en fin, que espero que haya un poco de cordura. Besossssssss

yoyoyo dijo...

Eso Anna, es lo que vende ahora y se apuntan a ello. Besos