jueves, 10 de septiembre de 2009

pijobotellón

Es duro ser padre y si es de adolescente más. Es duro ser alcalde y cuando se habla de temas de juventud muy duro.
Pozuelo es un pueblo del noroeste de Madrid y uno de los que tiene una renta per cápita más alta de España y seguramente de Europa. El alcalde es del Partido Popular (recordemos que el anterior estaba presuntamente implicado en la trama de corrupción que está siendo juzgada y tuvo que dimitir) y allí vive una gran parte de los políticos de "altura" del Partido Socialista que por edad seguramente sean padres de algunos de los chavales en edad de juerga dura.
Sus jóvenes la semana pasada montaron un botellón asociado a sus fiestas patronales. Hubo un enfrentamiento fuerte con la policía fruto del alcohol, el sentimiento de grupo y la hormona desenfrenada. Nada nuevo. Ya lo hubo hace años en el centro de Madrid.
Lo sorprendente ha sido la reacción de los padres de los chavales y del alcalde. En otras ocasiones los incidentes con la policía de estos energúmenos se han solucionado en los tribunales y a ningún padre se le ha ocurrido aparecer para disculpar a sus hijos.
Es lo que tiene ser pijo, tener pasta. Se está por encima del bien o el mal. O eso creen. Es vergonzoso ver a los trajeados padres entrevistados en la tele diciendo que sus cachorros pasaban por allí, que la policía la tomó con ellos. ¿No se dan cuenta que nadie se cree que a las 4 de la mañana esos chicos estén en la calle estudiando o haciendo deporte? También es para nota lo del alcalde del municipio diciendo que sus niños no, que fueron chicos de otras ciudades.
En fin, que no sé que va a salir de esta generación tan protegida, tan escudada y tan poco currada. Espero que las autoridades judiciales no se dejen amedrentar por estos especímenes y que cada palo aguante su vela.

devuelveme a mi chica by Hombres G

10 comentarios:

dezaragoza dijo...

:D

Y todos los expertos diciendo gilipolleces. Deberían invitarte o como mínimo copiarte.

Menda. dijo...

Ojalá sea tal y como dices, ojalá...pero permíteme dudar....

Mannelig dijo...

Pues yo te aseguro, por Snoopy mismamente, que mi hijo no fue. Vamos, digo yo...

MiMundo dijo...

..hay cosas que no admiten disculpas sino correcciones y rectificación... en este caso serán chicos pijos, pero desafortunadamente, hoy en día hay mucha más gente que se cree estar por encima del bien y del mal y que sus hijos son puras victimas porque "mire usted, yo conozco a mi hijo y se que eso nunca lo haría, serian otros, mi hijo en mi casa nunca se comporta así, ese del que usted me habla no es mi hijo...lo mismo es usted que tiene la mirada sucia para con él...lo mismo quien merece un castigo es usted y así lo voy a intentar..."... se que no es una visión demasiado optimista, pero es -creo- realista y que con frecuencia se repite en muchos centros educativos...la culpa es de la sociedad y de la escuela (según una mayoría)... y hoy aparece el defensor del pueblo y hace mención a que la culpa también está en los padres...¡sorpresa! y en algunos medios he oído críticas a esta afirmación...no se no se...¿donde hay que rascar para modificar esas cosicas que andan pasando y no solo entre la pijotería?...un abrazo...

migrante dijo...

¿Por qué será que existe ese prejuicio sobre los que tienen plata y los que no?, si al final, con más o menos recursos, los adolescentes son adolescentes y en estas situaciones se comportan de igual forma.
Además, todavía no comprendo bien lo del botellón porque el argumento de que les sale más barato beber no me entra en la cabeza. Con las edades de algunos de los que frecuentan esas reuniones no deberían beber, o por lo menos no tanto, ni barato ni caro, así que imagínate que esto de los padres que dicen que a sus hijos los metieron presos porque a las 4 am pasaban por ahí me parece tan agarrado de los pelos como que digan que el respeto a los mayores se pierde por tutear a los profesores.
¿O será que los profesores al ser tuteados a estos chicos pudientes les dan clases a esas horas???
Uff, que lío me armé...
Bso.

ISI dijo...

Lo de pijos o no pijos es lo de menos, en mi opinión. Muchos de los que se oian hablar durante los incidentes eran más macarras y barriobajeros que pijos. El problema está en la persimividad y ceguera de los padres, cosa que no me entra en la cabeza, como madre de adolescentes que he sido. Me parece que los padres de hoy no tienen los huevos necesarios para imponer disciplina y educación a sus hijos y, es más, se limitan a reirles las gracias. No hay más que pasarse por aalgún centro comercial o comer fuera algún dia festivo: animalillos de cualquier edad incordiando a todo el mundo ante la omplacida mirada de sus padres u otros familiares. También es verdad lo que señaláis: el desconocimiento de muchos padres acerca de lo que harían o no sus hijos son escalofriantes, son incapaces de "trasponer" su amor paterno y pensar que sus hijos pueden ser tan cafres como los que vemos en las noticias.
Penita de jóvenes, porque a la postre son ellos los que pagarán por la estulticia paterna

A-B-C dijo...

Sí, como bien dices, debe ser duro ser padre.
Parece también que ahora se lleva mucho el modelo de padre/madre-coleguita en un mal entendido "amor paternal/maternal" fruto del sentido de culpabilidad de éstos por tener abandonados a sus cachorros.
Desde luego, algunas personas piensan que la justicia está sólo para defender sus intereses y, por desgracia, a veces es cierto.

La Una dijo...

Debe ser duro ser padre....nadie te obliga a ello. Ser padre conlleva responsabilidades, y parece que eso se está olvidando sean pijos o no.

Es inadmisible tanto la reaccion de los padres como la chuleria de los chavales queriendolo repetir en mas fiestas de pueblos.

aisss, estamos criando monstruos!!!

Alfonso dijo...

Rouco tiene la solución ha dicho. Que recen el rosario. Seguro que sus padres lo rezan. Que prueben a ver. :s

Maripaz Brugos dijo...

És tremenda la falta de autoridad que hay en las familias.

Desde la infancia, se les permite, todo.Así es lógico que no respeten a nada ni a nadie.

Menuda futuro, nos espera...

Como castigo, tenian que ponerles a limpiar durante meses, toda la basura que generan con el botellon.