martes, 2 de diciembre de 2008

Así lo veo yo


Cuando me planteo que es para mí la vida, el concepto varía. Dependiendo del momento veo un aspecto de la misma. La vida es rica, tiene muchos matices y me enfrento a ella no como algo rígido sino con la flexibilidad que me da el verla evolucionar.
Lo que siempre conservo es la importancia de la coherencia personal. Si se me permite un ejemplo, no busco la coherencia de la luz láser, esa monocromática y con fuerte intensidad que nos permite incluso cortar la materia. No. Es más importante una especie de coherencia matemática. En mi opinión lo esencial es la continuidad. Eso es, no es tan importante que cada acto sea valorable como bueno o malo per se, sino dentro de una vida. Ser uno mismo con una coherencia en el transcurrir de la vida.
Esto no implica para mi que no se pueda variar de forma de actuar, de pensar o de valorar sino ser capaz de reconocerse en cada uno de esos actos a uno mismo al pasar de los años.
Es decir, siguiendo el símil matemático, nuestra vida debería ser una función continua, derivable en cada uno de sus puntos.
Eso no quiere decir que no haya altos y bajos, que no haya cosas en nuestra vida que nos hace parar, establecer nuevos valores o replantearnos los anteriores.
Son esos puntos de inflexión que aparecen en la curva de nuestra vida los que marcan nuestro carácter y nos hacen madurar. Esos que sabemos que lo son porque, como en las matemáticas, la derivada es cero, son momentos en que no estamos para nada ni para nadie: una enfermedad grave, una quiebra económica, un fracaso sentimental, la muerte de un ser querido… y esos puntos de inflexión suelen dar un cambio al discurrir de nuestra existencia. Después de algo así no somos los mismos. Aunque podemos pensar que seremos mejores, no siempre es así. Necesitamos, como en el caso matemático, un análisis más fino, estudiar esa segunda derivada que con su signo nos indicará hacia donde hemos ido. Esos momentos son muy duros, sufrimos como nunca y es ese sufrimiento el que nos cambia. Puede que nos hagan más egoístas, nos encoja el corazón para siempre, que para no sufrir de nuevo no volvamos a ilusionarnos con nada ni con nadie o también puede hacernos mejores. Más comprensivos con los demás, más dispuestos a ayudar, más valientes y fuertes ante las dificultades, personas capaces de disfrutar con todo y con todos, más comprometidos con ideales y personas…
También he de decir que esos puntos de inflexión no son excluyentes. El que pases por uno, no quiere decir que te inmunice de los otros, son sucesos estocásticos independientes y de cada uno de ellos salimos mejores o peores.
Por alguna razón, siempre pensamos que los puntos de inflexión son únicamente los malos. También los hay positivos. Las grandes alegrías de la vida, los momentos que compartimos, los logros alcanzados, las personas que encontramos, amigos, amores, familia… que aunque nos pudiese parecer que al hacernos tan felices solo pueden aportarnos cosas buenas, a veces somos tan capullos que no los valoramos y de un bien sacamos un mal para nuestra forma de ser. Nos acostumbramos, no valoramos lo que tenemos, no somos capaces de compartirlo con los demás… Somos tan previsibles que el mismo modelo matemático nos sirve para las dificultades y para los buenos momentos. La grandeza es que el ser humano es capaz de cambiar su sino en cualquier momento. Es capaz de pensar, reflexionar y decidir qué y como quiere ser.

9 comentarios:

BIRA dijo...

YOYOYO, impresionante lo que has escrito. Me he perdido un poco en las comparaciones matemáticas porque soy de letras puras y eso me suena un poco a chino, pero has dicho verdades como puños. Hay momentos en la vida que marcan un antes y un después, nada vuelve a ser igual. El cambio, ciertamente, puede ser para mejor o para peor, pero desde luego se produce una rutura con lo que hemos sido hasta esa época total.

He vivido momentos de los "buenos" y también, por desgracia, de los "malos" y puedo decir en primera persona que ya no soy la misma que era. Eso sí, intento mantener mis principios a rajatabla y ser coherente conmigo misma. Que a lo mejor no es mucho, pero de momento no me ha ido mal del todo.

Es un lujo leerte! Besos

La Menda. dijo...

Cierto, todo cierto, pero...........Dios! siempre nos acordamos de lo malo, y ...los momentos buenos?
Creo que el día 31 haré balance.

Valentina. dijo...

El hilo conductor de todos estos momentos es nuestra propia esencia. Lo que realmente somos. Lo que nos hace capaces de disfrutar de lo bueno y recoger nuestros pedazos después de la dura batalla, recomponerlos y volver a formar con ellos algo consistente e identificable.

No sabes hasta qué punto me llegó tu entrada.

Un beso muy fuerte.

Laura dijo...

Partiendo de la base de que yo también soy de letras puras y que para mi dos y dos son cinco... me ha encantado esta entrada, para leerla y releerla. Para reflexionar.
Gracias Yoyoyo.

Gemma dijo...

Como tengo la suerte de conocerte desde hace muchos años, sólo te diré que el tiempo nos ha sentado bien a las dos, a pesar de todo.
Gracias por compartir. Besos.

la+ dijo...

Pues yo, desde la prespectiva de un punto de inflexión de los buenos , la verdad es que no me planteo otra cosa que el positivismo .......aunque me mantengo alerta porque el egoismo a veces es un mal educado y se cuela sin que lo inviten

Un besazo !!

Alfonso dijo...

Siempre me gustó la representación de funciones. Lo que has escrito es magnífico. Lo curioso sería ver al final de nuestras vidas que curvas hemos construido: parábola, hipérbola...cuando crecimos, decrecimos, el post me encanta.

Isabel dijo...

Hola guapa,

A mí también me ha encantado el post. La comparación con la curva de la función derivable es genial...aunque la verdad es que en la arena del día a día, se me antoja que la vida y las mates tienen poco que ver, precisamente por eso de la posibilidad de cambiar tan radicalmente en cualquier momento. Me da más la sensación de que hay momentos en que empezamos líneas distintas, aunque todas ellas al final formen parte de un todo armonioso que es nuestra vida.

En respuesta a lo que dice Alfonso, me gusta pensar que mi vida dibujará líneas de muchos colores, como esas que aparecen en la película Fantasía, de Walt Disney... Y que se moverán con música de Vivaldi.

Gracias Yoyoyo

superior dijo...

louis vuitton handbag
louis vuitton handbags
vuitton
louis vuitton bags
louis vuitton bag