martes, 6 de enero de 2009

Reyes de Oriente Medio



Cuenta la leyenda que tres sabios, expertos en astronomía ya que estamos en el año internacional de la astronomía, recorrieron hace 2009 años un montón de kilómetros para ver a un niño judío que acababa de nacer.

Aquel niño estaba predestinado a cambiar el mundo.

Ya entonces, sus contemporaneos tuvieron problemas para entender el mensaje y algunos, los de religión judía, siguen pensando que fue un niño más.

Aquellos sabios, conocidos como los Reyes Magos venían de Oriente y la tradición los pinta como de diferentes colores, de diferentes razas. Aquel niño nacía en tierra de lo que hoy conocemos como Palestina.

Niños palestinos mueren hoy sin que nadie se atreva a parar ese horror. Niños que tienen en común con los otros niños, los hijos de los soldados que los bombardean en que no creen en aquel niño que nacía hace 2009 años. Los padres de los niños que sí creen en él tampoco hacen nada por solucionar un grave problema de convivencia.

Religión como opio del pueblo que decía Marx, no Groucho sino Karl, y que está en el fondo de un montón de guerras y desavenencias que no terminan. Religiones que hacen que todos pensamos que tenemos razón y que somos los únicos que nos salvaremos y que creyendo en eso, aspirando a eso, los más ultraconservadores de todas ellas nos meten en unos fregaos!!!!. A unos los hace pensar que matarse para matar a los enemigos los lleva al paraíso, otros no dan más de unos cuantos pasos determinados días para no enojar a su dios pero luego llevan al esterminio de gente inocente. Otros discriminan a los que no piensan igual, se meten en la vida privada de los ciudadanos, no tienen la delicadeza moral que implica entender las situaciones de los demás, sus necesidades, sus vivencias y se la cogen con papel de fumar en temas intranscendentes para luego no aplicar su 7º mandamiento, el no matarás, evitando guerras.

Nuestros niños disfrutaron un montón anoche con las cabalgatas de Reyes, todos lo hicimos, también con los adornos y luces de Navidad, como las de la foto que son de una calle de Madrid cercana a mi casa. Hoy nos despertamos con la ilusión de los regalos de los Reyes mientras, niños y mayores en varias zonas del mundo se despiertan con la ilusión de seguir vivos, ellos y sus familiares.

9 comentarios:

Menda dijo...

Ciertamente.Hace unos minutos comentaba en otro blog, sobre el 'momento orgiástico' de regalos que vivimos y de como en otro lugar muere gente.En fin.....Así es la vida.

Muchos regalos?

JoPo dijo...

la religion es la gran mentira del mundo y culpable de muchos de los males.¿cuando se dara la peña cuenta?

Alfonso dijo...

La verdad es que hemos estado mirando tanto los regalos, que no nos hemos dado cuenta de que las capas de los reyes, venían llena de sangre :(

Laura dijo...

Vivimos en una hipocresía tan rutinaria que parece que hasta nos escandaliza que se hable de guerras en "otros lugares" importunandonos nuestras fiestas entrañables.
Luego se les llena la boca a políticos y religiosos (que si hablamos de altas esferas vienen a ser lo mismo)con eso de no matar civiles, con eso de no atentar contra objetivos no gubernamentales o militares...¿es que no son personas también?

Mannelig dijo...

Y lo que nos espera. A cuestas con el "ellos" y el "nosotros" ha estado la humanidad desde que aprendimos los diversos usos del palo, y dentro de diez mil años seguiremos igual, si es que llegamos. La utopía es un hermoso sueño...

Gu1ta dijo...

corazón, a mi anti monárquica cultura le quedan lejos los regalos (se dan el 24 de diciembre en la noche, como sabrás) pero igual es difícil vivir pendientes de algo que no puedes detener, no sé, es como auto destructivo.
He estado tratando de enviar energía positiva pero han habido días en que me olvidaba del horror de la guerra para preocuparme de mis propios miedos y temores.
Pero hoy ha sido imposible... ¡han atacado una escuela! y las risas de esos niños que se apagaron para siempre ¿quién las devuelve?
Y lo que me entristece es que sólo puedo seguir enviando energías de paz...
Si tus reyes hacen milagros, que empiecen en su tierra... va siendo hora...

BIRA dijo...

Siempre ha habido (por desgracia) estas diferencias entre los que tenemos mucho más de lo que necesitamos y los que no tienen absolutamente nada. Lo que es indignante es que en pleno siglo XXI sigamos asistiendo con normalidad al asesinato de miles de seres humanos, sin importarnos un pimiento lo que les pase mientras a nosotros nos vaya genial. Es lamentable lo que las religiones, la falsa moral y el caballero don dinero han hecho de este mundo.

LA UNA dijo...

Creo que la religión no es mala en sí misma, es solo nuestra interpretacion para nuestros intereses y asi nos luce el pelo!! Judios, Islamistas, Catolicos no se libra nadie.


ufff a lo mejor este año y con la esperanza de muchos en nuestro amuleto negrito la cosa cambia o por lo menos mejora, no?

En fin, a pesar de todo FELIZ AÑO A TODOS

Isabel dijo...

A mí me parece demencial la situación de Palestina. No porque me parezca genial la autoinmolación en busca del paraíso, evidentemente, sino porque me da la desagradable sensación de que se parece cada vez más a un genocidio. Y me resulta paradójico que después del genocidio que sufrieron ellos no hace tanto (los judíos), ahora estén en las que están. Un millón y medio de personas con un porcentaje altísimo de niños, encerrados en una caja pequeña con las salidas precintadas, y constantemente bombardeados por un enemigo infinitamente superior... Sin dejar entrar la ayuda humanitaria... Se me antoja que es como el bombardeo de un campo de concentración.

Lo que más me sorprende de todo es que los haya que todavía piensan que con la fuerza de las armas van a conseguir acabar con algo. ¿No hay sufiecientes ejemplos en la Historia de que el odio solo engendra más odio?.

Como yo ya sé hace tiempo que los Reyes de Oriente realmente son los padres (seamos sinceros...), siento que no hay magia que pueda arreglar esto, y que lo único que puedo hacer de positivo es aprender yo. Si cada uno aprendiésemos de esto, seguramente no habría guerras, lo que pasa es que la mayoría mira hacia otro lado... Y por eso seguimos oyendo cada día en la TV la nueva cifra de víctimas. En Palestina, o donde sea....

Siento que la superficialidad de Occidente es en parte responsable de lo que está pasando.

Y lamento no ser más optimista, pero es lo que hay...

Un abrazo