domingo, 1 de febrero de 2009

Lusi, Andja y otras gatas del montón

Andja era una gata callejera, casi un bebé cuano la encontraron y se la llevaron a casa. Entonces era un piso en el centro de Madrid y empezó a ser gata de interior, con manías de tal.
El cambio de casa, al campo, le llegó con su madurez y tardó en acostumbrarse a los ruidos, a los insectos, perros y demás. Aun así, en un par de meses ya andaba por el jardín y poco después haciendo amigos en el vecindario.
Muchos cambios han habido en su ya larga vida, el más importante el que llegara la peque, a la que siempre ha cuidado un montón y eso que sus dueños tenían miedo que se encelara.
Al final, ella es la que "ha sufrido" las ideas de un bebé, como ha ido creciendo y como la ponía collares (para eso es una gata, es decir una chica), la abrazara hasta casi estrangularla y aún así sigue durmiendo a sus pies.
Andja ha estado malita, según el veterinario está malita todavía y tiene los achaques de la edad.
Por eso adoptaron a Lusi.



Lusi es guapa, independiente y no se deja tocar por casi nadie. Es callejera total, pasa noches y días por la calle y anda con los gatos del barrio en plan pandilleros.


Con ella la peque ha aprendido que los animales no se compran, que no son cosas, que llegan a la familia porque se les quiere.


La adoptaron pensando en que Andja es muy mayor y con dos gatas en casa, la peque lo asumirá mejor cuando se escape a la luna.






En verano nacieron Cari y su hermano de una de las gatas del barrio


Los encontró mi madre nada más nacer y ella y su nieta los llevaron a casa a darles biberones. A pesar del cariño, el chico no aguantó y se escapó a la luna. Cari se quedó.


Es cariñosa pero fea como ella sola. Supongo que compensa una cosa con la otra.










Negrito es el tío de Cari, ronda la casa sin parar. Es como una pantera.


Mi cuñada lo adora, en su país los gatos negros dan buena suerte y lo cuida.


Entra en casa solo a comer y alguna vez se queda a dormir, pero sabe que no es de la familia.







Hace poco nacieron otros dos gatitos. Una era gris y la adoptó una amiga, estuve a punto de traerme a éste, pero me parece que meter un animal en un piso de una ciudad como ésta no es bueno para él. Además a mi me gustan los animales ¡pero de lejos!








11 comentarios:

Valentina. dijo...

Pues a mí me gustan los animales muy cerquita. Verlos, acariciarlos, darles cariño y recibirlo son, para mí, de las cosas más agradables.

Me ha gustado mucho tu entrada porque yo soy muy de gatos. De hecho tengo dos gatas a las que ya llevo tiempo pensando en dedicar una entrada. Se la merecen.

Miauuuuuuuu.

Stanley Kowalski dijo...

Muchas gracias por visitarme y te agradezco el generoso comentario.
Quiero contarte que no voy a comentar tu post, este en particular, pues hace 5 días que perdí a mi gata y me siento desolado. Te pido disculpas, pero obvio que te seguiré visitando.

Un beso enorme.

JoPo dijo...

ayyyyy,

me encantan los gatos. me dan mucha ternura.

yoyoyo desdosrapidos jejeje

emevecita dijo...

hija, a mi me gustan tus fotos.
y los gatos, sólo en fotos...

siento afecto por la naturaleza en su totalidad. por lo menos el suficiente cariño como para no condenar a un pobre animal a vivir conmigo (que ya es decir).

beso

MiMundo dijo...

...madonna...¡que gaterio!...esta guay...un abrazo...

BIRA dijo...

Lo prometido es deuda y has cumplido. Gracias! Son preciosos. A mí no me parece feo ninguno de ellos. Me ha encantado la foto del final, ahí, mirando tan tiernín, a través de las barreras.

Los gatos deben ser los animales más listos del mundo y se acostumbran a cualquier sitio, aunque el que es callejero, termina saliéndose con la suya, es decir, callejeando.

Cuando hablas de "ellos adoptaron" te refieres a tus Padres?

feliz semana!

Mannelig dijo...

Yo también soy gatófilo, con las mismas dudas sobre si un pisito es el mejor lugar para que vivan. Mi hermano, que tiene dos, cuenta cómo nada más entrar él o su mujer en el portal, se quedan fijos mirando a la puerta de la casa, anticipando que ya están aquí. ¡Y es el último piso!

pyxis dijo...

Hermosos gatos!!!.

A diferencia tuya me agrada tener animales cerca, pero si me das a elegir prefiero los perros ya que me he acostumbrado a tener siempre uno a mi lado desde pequeña.

Concuerdo con Bira que la expresion del último/a es única, creo que estaba pidiendo adoptarte como dueña, ¿no?.

Bso.

Alfonso dijo...

Me encantan los animales, pero soy más de perros. Los gatos son demasiado independientes, bueno algunos, porque tenía una gatito un amigo que me chupaba mucho con su lengua rasposa.
Pero también me caen muy mal para la alergia.

LA UNA dijo...

Vaya, me ha encantado tu entrada....
Sin embargo estoy de acuerdo con Alfonso: soy mas de perros. Pero me gustan y les caigo bien...

Hace algun tiempo dedique una entrada para mis perros, sobre todo por que uno de ellos es viejito y las cosas....EN VIDA!

Bueno que ma'gustao mucho EA!

yoyoyo dijo...

Los adoptantes en este caso son mi hermano y su mujer que siguen la tradición de muchas generaciones de tener gato en casa.
recuerdo a mis abuelos con gato siempre y mis padres tuvieron mientras viviamos en casa con jardín, luego en piso pensaron que no era bueno para los gatos y eso pienso yo. Aun así reconozco que la carita del rubiales me cautivó. Siguen buscando a alguien que quiera vivir con él.
A mi eso sí, me toca en verano vivir con ellos mientras se van sus habituales de vacaciones y es una delicia. Las siento, porque las que viven en la casa son las 3 chicas, muy agradecidas, pendientes de todo como dice Mannelig.
Stanley, siento tu pérdida. Seguimos en contacto